Estilo Hauzz
Creative Developer
0  /  100
keyboard_arrow_up
keyboard_arrow_down
keyboard_arrow_left
keyboard_arrow_right

En París, El Deporte ráfaga se tiñe de colores neón

Start Reading

Aventurarse en las propuestas arquitectónicas siempre será innovador. Sobre todo, cuando sabemos que el diseño de los espacios, su distribución, su funcionalidad e indudablemente sus colores, transmiten el poder que estas edificaciones tienen.

Un ejemplo espectacular de cómo prestigiados arquitectos y diseñadores han utilizado los colores neón para transformar no sólo los lugares, también la vida de quienes interactúan con éstos, es la cancha de básquetbol más cool situada entre los grises edificios de la calle Rue Duperré en París.

Este proyecto inició en 2015 por la marca Pigalle, que se inspiró en la obra Sportsmen, del artista ruso Kazimir Malèvich: la cancha fue intervenida con los colores blanco, azul, amarillo y rojo, distribuidos en panales de etileno-propileno-dieno con elementos geométricos. Sin embargo, en el año 2017, la cancha volvió a romper con la sobriedad cromática parisina. El tabique que servía de cierre de la instalación fue sustituido por una malla metálica de color azul para que cualquiera que pase vea lo que ocurre sobre la pista o simplemente se deleite con sus nuevos colores y formas.

Esta visionaria colaboración entre los creativos de Ill Studio, Thomas Subreville y Leonardo Vernhet, con la marca de moda Pigalle y el apoyo de Nike, ha cambiado la fisonomía de Rue Duperré, ya que expresa su filosofía: “El objetivo es establecer paralelismos visuales entre el pasado, el presente y el futuro; hicimos un homenaje que inicia en el Movimiento Moderno, siguiendo por las vanguardias de principios del Siglo XX y a la Open Source de la actualidad”, y subrayan su interpretación de la estética futurista del baloncesto.

El papel de Nike como promotor, así como de Pigalle respecto a la moda, es presentar un espacio en el cual se explore espontáneamente la relación entre el deporte, el arte y la cultura.

De esta manera, los colores se difuminan en gradientes que crean un oasis multicolor en el que el diseño es totalmente futurista y ecléctico: el azul intenso, el púrpura y los electrizantes naranjas y rosas, revitalizan este lugar creando un entorno donde lo mismo se reúnen los basquetbolistas callejeros y ¿por qué no?, también se llevan a cabo pasarelas y sesiones fotográficas. Con ello, el público toma este espacio, juega, se divierte y a su vez, el arte y el deporte transmiten que los sueños se pueden materializar. He aquí una prueba de ello.